Este cuento

Posted On April 30, 2012

Filed under Uncategorized

Comments Dropped leave a response

Este cuento que encuentro a continuación,
no me lo han aceptado en un concurso de narración.
Han pensado que no lo he escrito yo, sino un adulto.
Tengo 11 años, y cuando escribí este cuento, me pasé dos semanas en el ordenador,
tecleando a traición,
para escribir el cuento que está a continuación.
Los jueces no tenían ni una mínima pista,
de que yo,(una niña tan lista)
no hubiese escrito este cuento que encuentráis a continuación.
Pero vosotros, después de haber leído mis poesías,
ya tenéis pistas,
de que este cuento que está a continuación, lo he escrito yo.

ANTES DE LEER EL CUENTO, QUIERO QUE SEPÁIS QUE HE PUESTO QUE SOY UNA NIÑA MUY LISTA PARA QUE RIMASE CON LA POESÍA.

ÉL

Era una noche fría de invierno, donde cada respiración se helaba, y la poca luz que alumbraba el paso se debilitaba envuelta ante la inmensa oscuridad de aquella noche heladora. Los campos, antes verdes, estaban cubiertos de fina escarcha, que los volvía ahora color nácar. La gente que pasaba por la calle, ocultaba su rostro con abrigadas ropas que Él no tenía, igual que tampoco tenía nombre.
Su cara ocultaba un gesto helado, tan helado que parecía que también estuviese cubierto de escarcha. Su paso era inseguro, al igual que su mirada fría y absorta en la oscuridad.
A medida que avanzaba, sus pasos se volvían más helados, lo mismo que la noche. Hasta que de pronto pareció que había llegado a su destino.
Era un bar en una esquina cualquiera, de una ciudad cualquiera donde no había un sitio donde descansar, solamente el sucio suelo. Aquel bar olía a humo, cerveza y a madera de roble quemada, pero para Él era el mejor sitio del mundo; ahí había pasado todas las noches de su corta vida y había olido el aire de la verdadera amistad.
Pasó la noche como siempre, sin oír ningún ruido extraño, pero eso, simplemente, era porque estaba acostumbrado. Cualquier otra persona hubiese salido gritando; la puerta, vieja y sucia como el suelo, chirriaba por el frío movimiento del viento, las maderas del suelo parecía que eran rasgadas por gatos rabiosos, y el humo de la hoguera empezaba a formar extrañas figuras amenazadoras.
Al alba, abrió los ojos, y salió a un bosque cercano a buscar nuevas ramas de roble para quemarlas en la hoguera del bar.
Cuando iba de camino al bosque, le sorprendió la música que venía de una discoteca muy luminosa que se encontraba cerca del bar donde pasaba las noches. Y entonces, sin querer, sus pies se empezaron a mover al ritmo de la música, y fue en aquel entonces, cuando su vida cambió completamente, dando un giro de 360º. Se acercó a la discoteca, entró por la puerta, que no chirrió, ni nada comparado con la puerta del bar donde pasaba las noches, que parecía un gato quejándose. A medida que iba avanzando entre la muchedumbre, la gente le iba haciendo paso, mirándole con cara rara.
Pero cuando se colocó en el centro de la discoteca y empezó a bailar, era como si alguien le hubiese dado cuerda, se pintó una bonita sonrisa en su rostro.
Pasó el rato, y cada vez entraba más gente a verle bailar, y, entonces, el dueño del establecimiento, entró a ver qué pasaba.
Cuando hubo entrado, se quedó estupefacto, parecía que el hielo se había apoderado de su cuerpo convirtiéndole en un muñeco de nieve.
Cuando se recuperó, no dudó, y sin preguntar, le entregó una entrada para un concurso de baile muy importante que había cada año en la ciudad.
Según la entrada ponía:
Concurso internacional de baile, en la ciudad Cualquiera,
en Un Lugar Cualquiera el lunes 18 a las 21:30
¡¡¡¡¡NO FALTEN!!!!!!!!

Una vez entregada la entrada, Él le abrazó, con todas sus fuerzas, y entonces su corazón empezó a latir, porque había sentido por primera vez el amor.
Él, volvió al bar corriendo, emocionado, y como el sol había empezado a esconderse entre las montañas, se tumbó en el suelo, con una expresión alegre, y fue entonces cuando se quedó dormido.
Los días se pasaron deprisa, como si fuese en un ave a la velocidad máxima, hasta que llegó el lunes 18.
Él estaba muy emocionado, pero de repente, un cliente entró por la puerta del bar, y no se sabe por qué, tiró su taza de café al suelo porque no le gustaba y fue a parar al pie de Él.
Todos los cristales, cayeron encima de su pie, provocando un doloroso chillido, y haciendo que se desmayara cayéndose en el suelo.
Horas después, cuando se hubo recuperado, se encontró en una camilla; en un sitio lleno de personas vestidas raramente, todas de blanco, todas con la misma expresión: triste.
Miró su pie, y descubrió que estaba sangrando. Sabía que seguramente no volvería a recuperarse por lo menos en una semana; y eso supondría no ir al concurso.
Pero Él no iba a tirar la toalla, se levantó de la camilla, con una expresión dolorida, y se puso en camino hacia su destino: La Ciudad Cualquiera, en Un Sitio Cualquiera a las 21:30.
Le resultó bastante difícil salir de aquel extraño y triste sitio, pero al final, consiguió salir de allí.
Cuando ya se encontraba fuera, se puso en camino; con paso dolorido iba avanzando a través de las calles, hasta que vio un cartel que ponía:
Concurso de baile de La Ciudad Cualquiera
en el sitio cualquiera a las 21:30:
¡¡¡¡¡AQUÍ!!!!!!!!!!!
Entró en el sitio, y vio que había mucha gente de todas las formas y colores;
negros, blancos, gordos, flacos… etc
Y de repente oyó que decían su nombre:
-“Él, te toca bailar.”
Y con el pie sangrante, salió al escenario, y se puso a bailar: parecía un ángel recién bajado del cielo, entusiasmado, contento.
Cuando todas las personas bailaron, los jueces, después de media hora, anunciaron a los ganadores; ¡¡¡¡¡¡¡¡entre uno de ellos estaba Él!!!!!!!!!!!
Salió del Sitio Cualquiera emocionado, y al cabo de unos años, se convirtió en uno de los bailarines más famosos del mundo, y cuando le llamaban por el micrófono siempre nombraban su nombre:

ÉL

Melodías

Posted On November 27, 2011

Filed under Uncategorized

Comments Dropped 2 responses

Las notas suenan,
en armonía,
formando una inmensa melodía,
que si salen por un lado,
que si salen por el otro,
se forma un inmenso barullo,
entre cantos y murmullos.
Entonces quedaron,
entre unas y otras,
que a las que les gustase el sol se irían hacia California,
y a las que les gustase el frío que se irían hacia el mar Antártico.
Las que se fueron a California se quedaron se quedaron tan negras,
como la bola de billar de mi abuela.
Y las que se fueron al mar Antártico,
se quedaron blancas de frío.

El futuro

Posted On September 28, 2011

Filed under Uncategorized

Comments Dropped one response

El futuro;
es como la superficie de una bola de cristal,
duro.
No hay nadie quien lo rompa,
no es como una pompa,
no hay nadie quien lo pare,
es como el ave.
En agosto,
(el mes del mosto),
pensaba en el futuro
pero ya me he dado cuenta de que es un follón,
que pasará,
a dónde iré,
con quien jugaré.
No penseis en el futuro,,
hacedme caso,
es muy duro.

A la hora de dormir

Posted On June 15, 2011

Filed under Uncategorized

Comments Dropped leave a response

A la hora de dormir,

mi hermana se pone nerviosa y a reir,

y entre las sábanas,

se esconde una niña rubita,

feliz.

La gran ventana de la habitación,

queda abierta,

de tal forma que entra un resplandor.

En mi botella,

fosforescente,

ya no queda ni agua caliente,

(mi hermana sedienta se la bebe entredientes).

Es muy dificil dormir en mi habitación.

Tumbada al sol

Posted On June 13, 2011

Filed under Uncategorized

Comments Dropped one response

Tumbada al sol,

sobre los pequeños cuarzos que forman el suelo,

que han cogido calor,

siento una leve brisa en mi cuerpo;

es aire veraniego.

El cortacésped formando un ruido extremecedor,

rodea la piscina,

bajo el inmenso calor,

y los niños gritando al son,

de los pájaros la canción.

Gotitas caen en mi cuerpo,

y con los rayos de sol,

forman un gran resplandor.

Cuando me levanto del suelo,

veo que tengo la marca de las piedras en mi cuerpo,

y me levanto riendo                                                                                         .

Uno no es lo que se piensan

Posted On May 17, 2011

Filed under Uncategorized

Comments Dropped 2 responses

Si me conoces,

y sabes pensar,

en cómo soy,

y mi forma de hablar,

y piensas que al describirme,

me van a imaginar,

estás equivocado,

porque a mí me ha pasado:

unos meses antes,

venía una nueva a la clase de mi hermana,

a la clase de los elefantes(porque su clase es la letra E).

Imaginábamos,

que era guapa rubia y con el pelo rizado.

Se le daba bien el deporte,

la natación, y…

¡no era borde!,

pero uno no es lo que se piensan,

porque si me describen,

y me piensas,

soy de otra manera,

aunque me intentes imaginar,

con todas tus fuerzas,

no lo conseguirás.

Los domingos

Posted On May 15, 2011

Filed under Uncategorized

Comments Dropped one response

Los domingos,

para mi hermana, son terroríficos.

Si veis el lado positivo,

llamad a mi hermana,

que sereis su ídolo.

Al día siquiente hay que trabajar,

y llega mi cuidadora Esperanza.

Con su traje azul marino,

con su cabello marrón clarito.

Me gustan los domingos porque al día siguiente,

veo a mis amiguitos.

El armario

Posted On May 14, 2011

Filed under Uncategorized

Comments Dropped leave a response

El armario está entreabierto,

¿no sé lo que habrá dentro?

quizá fantasmas,

o grandes ratas,

con ojos rojos,

con largas patas.

¿Y si cuando lo abro,

salen garrapatas?.

No sé lo que habrá dentro,

pero eso no pinta nada bien,

el conejo de mi hermana está muy atento,

para ver si sale un gato o un ciempiés.

En la calle por la noche

Posted On May 7, 2011

Filed under Uncategorized

Comments Dropped leave a response

En la calle,

los ratones,

te comen los cordones.

Y sin que te des cuenta,

te han robado la cartera.

En la calle oscura y siniestra,

alumbran las farolas la carretera,

y entre la penumbra,

la única luz,

sigue pareciendo oscura.

Se oyen maullidos,

en la calle,

y la gente se vuelve desagradable.

No me gustaría dormir en la calle.

Hablar con la nada

Posted On May 3, 2011

Filed under Uncategorized

Comments Dropped leave a response

Hay gente que habla con la nada,

por ejemplo con una rana,

o con la manzana que le da la bruja de Blancanieves por las mañanas,

que si hubiese hablado con la manzana,

le hubiese advertido de que la bruja era mala.

Es tan agradable hablar con la nada…

Es igual que decirle a tu almohada hasta mañana.

Pero la ventaja de hablar con la nada,

es que te puede estar escuchando un hada.

Si dices tu nombre muy alto o bajo,

para animarte en un campeonato,

eso no es hablar con la nada,

es animarte,

si estás o no cansada.

Me gusta hablar con la nada,

porque tiene más ventajas que desventajas.

Next Page »